Euskara  |  Castellano  

Proyectos

Proyecto Integral de Educación en Palenque

La Educación

En este contexto la oferta de educación Primaria en el centro y en los recintos es muy desigual. Las cifras frías nos hablan, para todo el cantón, de 77 escuelas rurales (este 2006 se abren 5 más) y 4 en el centro urbano. De las rurales, 34 son “fiscales” -públicas- y el resto “comunitarias” -de las familias de los recintos.

palenque-02 (32K)

Algunos de los denominadores comunes de las escuelas –miniescuelas rurales- que hemos conocido:

  • El curso escolar se desarrolla, aproximadamente, entre el 2 de Mayo y el 31 de Enero (mes de lluvias y de poca asistencia)
  • No todos lo recintos tienen escuela; habitualmente constan de una sola nave (1 o 2 maestros/as; excepcionalmente, 3) donde se imparten conjuntamente los 6 niveles de la Primaria.
  • La comida que pueda aportarse es esencial para escolares con claros problemas de desnutrición. La comida, aportada con dinero público, se cocina en habitáculos inconcebiblemente austeros, sin condiciones sanitarias y consiste, habitualmente, en un plato digno pero probablemente insuficiente (arroz)
  • No todas las escuelas tienen un pozo que garantice la idoneidad del agua y posibilite el mantenimiento de los incipientes huertos escolares.
  • Aunque disponen de un texto por niño y nivel ( del Fondo de libros que aporta la parroquia), la distribución del tiempo por materias, la exigencia etc... desde el punto de vista pedagógico es muy insuficiente.
  • Las condiciones de los maestros/as son muy difíciles. No poseen un nivel pedagógico adecuado; en muchas ocasiones vienen diariamente de lugares muy lejanos; quienes se quedan a vivir en el recinto lo hacen en condiciones de vida indignas. Cobran 120 dólares mensuales (solo los meses escolares)

La educación primaria en los recintos rurales de Palenque adolece, por tanto, y así ha sido desde siempre, problemas estructurales difícilmente superables.

Una orografía complicada, hostil durante buena parte del año -sequía o inundaciones-, viales inadecuados; la enorme dispersión de las viviendas, en recintos extensos sin ningún tipo de “núcleo” que invite a la comunicación; y, en fin, la extrema pobreza que acarrea desnutrición, insalubridad, incomunicación...

La labor del GMV durante los últimos años en el área de educación ha consistido tanto en dotar de escuelas –mini escuelas rurales- a aquellos recintos que no la tenían y cuya capacidad de organización comunitaria lo permitía, como de paliar en las ya existentes la enorme lista de carencias de las que adolecían: construcciones inadecuadas, insalubridad, material escolar, libros, formación del profesorado.


© 2006 Taldeka Lagunduz | Accesibilidad | Site by punto y pixel | [Valid HTML 4.01 Strict]  [CSS válido]  [Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI]