Euskara  |  Castellano  

Taldeka Lagunduz

Taldeka Lagunduz está formada por un grupo de personas que proceden de distintos ámbitos sociales y profesionales y cuyo nexo de unión es la amistad. En un momento determinado decidimos organizarnos para recoger todas las fuerzas dispersas de solidaridad de nuestro entorno y gestionarlas más eficazmente; para poner nuestro trabajo, capacidades y el aporte económico propio y de nuestros colaboradores al servicio de proyectos educativos en países empobrecidos.

Taldeka Lagunduz esta inscrita en el Registro de Asociaciones del País Vasco con el número G95359386.

Escuela de Kinziki

El gran cambio de rumbo que los tiempos actuales exigen y nuestros hijos merecen, es ahora posible si nos acordamos todos los días de los demás, si valoramos lo que tenemos -educación, paz, libertad, medios materiales...- y decidimos, con nuestro comportamiento, convivir en armonía a escala local y planetaria.

¿Por qué una ONG más? Porque el granito de arena que podemos aportar desde Taldeka a la cooperación en un país empobrecido queremos que tenga no sólo una connotación de aportación logística sino también de implicación personal. De tal manera que, en nuestra Carta de Presentación, ofrecemos la posibilidad a cualquier colaborador que cuente con la capacitación necesaria, de trabajar en la realización del proyecto concreto que en ese momento esté desarrollando Taldeka como ONG.

Taldeka como organización se declara aconfesional y apolítica y damos una importancia muy grande al trabajo en equipo, hasta el punto de tener interiorizada tanto la Junta Directiva como los colaboradores que como decía Mafalda, si no fuera por todos, nadie sería nada.

Hostel de Anekal

En Taldeka asumimos la filosofía del artículo primero de la Declaración de los Derechos Humanos, como posibilidad de ir avanzando hacia una nueva realidad más esperanzadora, para aprender a vivir juntos, para establecer entre todos la fraternidad mundial de la que habla el citado artículo.

Creemos que para transformar cualquier realidad hay que conocerla previamente. Vamos a trabajar nuestros dos próximos proyectos en La India y en la República Democrática del Congo respectivamente, en unas poblaciones concretas: Anekal (Bangalore) y Kinziki (Kiwu) donde los hombres y sobre todo las mujeres (la gran esperanza de los países empobrecidos) viven una vida cotidianamente heroica. No hacen milagros entendidos como violación de las leyes de la naturaleza, pero dicho sin ninguna retórica, hacen milagros que violan las leyes de la historia; el gran milagro de sobrevivir en un mundo que les es grandemente hostil.

La filosofía de nuestra organización, los mimbres que tejen el cesto donde se va a recoger todo el trabajo, todas las alegrías y las penas que todo proyecto solidario lleva implícito, son la paciencia y la esperanza analítica. No es lo mismo imaginar que realizar. Nos planteamos como organización ser impacientes con las metas, pero pacientes con los procesos. Hemos elegido la vía de la cordialidad para acceder a la razón. Queremos trabajar sin dejar nuestra humanidad fuera, ya que los hombres y mujeres del país donde vamos a desarrollar nuestra labor son portadores de un lenguaje que mueve a dignidad y de una ternura que invitan a la colaboración y a la transformación de una realidad injusta.


© 2006 Taldeka Lagunduz | Accesibilidad | Site by punto y pixel | [Valid HTML 4.01 Strict]  [CSS válido]  [Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI]